| 5 min | Jose Carlos Alvárez Jiménez

¿Sigues preguntando al oráculo?

¿ Sigues preguntando al oráculo ?

Cuenta la leyenda que, en la antigua Grecia, el rey Creso de Lidia enfrentaba la amenaza de invasión por parte del Imperio Persa. En busca de consejo, consultó al oráculo de Delfos, quien profetizó que, si cruzaba el río Halis, destruiría un gran imperio. Creso cruzó el río y marchó hacia Persia, pero solo para ser derrotado y ver su propio imperio destruido.

La lección que Creso aprendió fue la importancia de interpretar sabiamente el consejo. En su caso, el oráculo no había mentido, pero su interpretación fue fatal. Esta historia, traída al mundo de empresa, siempre me ha recordado la necesidad de tener en el equipo a alguien capaz de discernir entre las posibles interpretaciones y proporcionar una guía sensata, realista, y profesional.

¿Y por qué digo esto?

La semana pasada estuve acompañando a un cliente a una reunión con Sodical. Para quien no lo conozca, Sodical es la sociedad de inversión en Castilla y León y desempeña un papel crucial en el desarrollo empresarial de la región. El enfoque de este instituto financiero va más allá de la financiación (préstamos participativos, aportaciones de recursos vía capital social, etc.) proporcionando también apoyo estratégico y acceso a recursos externos. Para que el lector se haga una idea, en los últimos tres años, Sodical ha brindado apoyo financiero a un total de 223 empresas en la región (más de 326 millones de euros).

Pues bien, en esta reunión, el equipo de Sodical remarcó que, para avanzar en el proyecto, sería necesaria la realización de cierres trimestrales en los que ellos pudieran ver la evolución de los números de la empresa. Y lo daban como condición necesaria (que no suficiente).

Esto, hace unos años hubiera sido impensable en el cliente, sin embargo, desde hace año y medio venimos realizando cierres con periodicidad mensual, comparando la foto real de la cuenta de pérdidas y ganancias con el presupuesto que construimos anualmente (y revisamos trimestralmente).

En este caso que nos ocupa, nuestro cliente, hace un par de años, siguió nuestra recomendación de trabajar con las cuentas anuales de forma mensual, con el objetivo de monitorizar el desempeño de esta conforme a un presupuesto previamente elaborado. Esto ha hecho que, dos años después, en una reunión vital para nuestro proyecto, nuestro cliente haya hecho valer ese buen hacer mostrando transparencia en su información financiera y fortaleciendo su imagen frente a terceros.

Addit no somos un oráculo, ni tampoco lo pretendemos. Somos un equipo con distintas armas, que intenta ayudar a nuestros Cresos a establecer metas realistas y desarrollar estrategias para alcanzarlas, haciendo crecer sus imperios.