| 4 min | Jose Carlos Alvárez Jiménez

¿Tu empresa ha preparado el presupuesto para 2024?

¿Tu empresa ha preparado el presupuesto para 2024?

En el complejo mundo empresarial, las empresas familiares (que conforman el 89% sore el total de las empresas en nuestro país) a menudo se encuentran en una encrucijada delicada, equilibrando la tradición con la necesidad de adaptación. En este contexto, la preparación de sus presupuestos anuales se presenta como un pilar fundamental para su éxito. ¿Por qué?

En primer lugar, porque proporciona una visión panorámica del futuro financiero de la empresa. Para las empresas familiares, que a menudo tienen una perspectiva a largo plazo arraigada en su ADN (lo he comentado muchas veces, una empresa no es familiar si no tiene un sentido de permanencia, de traspaso generacional), este ejercicio es esencial. Permite anticipar desafíos financieros, identificar oportunidades de crecimiento y establecer metas realistas alineadas con la misión y valores familiares.

En segundo lugar, porque los presupuestos anuales sirven como herramienta guía para la toma de decisiones tácticas (y también estratégicas). En el entorno dinámico actual, donde la incertidumbre es la constante (como bien sabemos con el COVID, las guerras, los extraterrestres a punto de desembarcar), contar con un plan financiero sólido proporciona un ancla vital. Facilita la identificación temprana de posibles desviaciones, permitiendo anticipar ajustes y evitando crisis financieras no deseadas. Estas decisiones permiten además impulsar la gestión eficiente de los recursos financieros, humanos y tecnológicos, con el objetivo de incrementar la eficiencia operativa y buscar un crecimiento sostenible a lo largo del tiempo.

En tercer lugar, es importante considerar que las empresas familiares enfrentan fluctuaciones económicas y desafíos únicos. Sobre todo, considerando que, en este tipo de empresas, donde las relaciones personales se entrelazan con los negocios, la transparencia es clave, por lo que los presupuestos brindan una base para la comunicación abierta sobre metas financieras y expectativas. Esto es esencial para alinear a todos los miembros de la familia y del equipo con la dirección estratégica, fomentando así un ambiente de trabajo colaborativo y ayudando a mantener la estabilidad durante tiempos difíciles preservando la continuidad del negocio y la seguridad financiera de la familia y los empleados.

En resumen, la preparación de presupuestos anuales no es simplemente una tarea contable; es un ejercicio estratégico que impulsa la resiliencia y el crecimiento de las empresas familiares. En el fascinante viaje de equilibrio entre tradición y proyección hacia el futuro, los presupuestos se convierten en el faro que guía hacia el éxito financiero sostenible.