| 5 min | Jose Carlos Alvárez Jiménez

Y estos de Addit ¿Qué hacen?

¿Qué hacer cuando no sabes qué hacer?

Esta pregunta se la hizo un empresario de aquí de Ávila a un cliente en uno de los eventos anuales para empresas que hacemos desde 2018.

Cuando me enteré de esta pregunta, mi primer pensamiento, con todo nuestro equipo, con todos nuestros clientes, este hombre no sabe lo que hacemos? Es decir, como hacemos habitualmente, estaba mirando una situación desde dentro de mi caja (utilizando un término del libro La Caja, que tiene como autor al Instituto Arbinger), con mis prejuicios. Asumiendo de primeras que el otro, y no yo, estaba equivocado. Yo tenía razón, y ese empresario no se había enterado de nada.

Sin embargo, después, repasando el evento, le di una vuelta llegando a una conclusión aterradora: ¿Qué habíamos hecho mal para que, después de 3 horas con nosotros esa persona no supiera qué hacíamos? ¿En qué estábamos pensando?

Addit es una consultora y firma de asesoría legal y fiscal, y nuestra misión es incrementar la rentabilidad de nuestros clientes actuando sobre distintos procesos desde dentro de las empresas, como gestión empresarial, recursos humanos, área contable y tributario, buscando una experiencia de cliente excepcional.

Eso fue, ¿cómo puede ser que después de estar más de tres horas profesionales con más de 15 años de experiencia en nuestros ámbitos que buscamos sumar valor a las empresas con las que trabajamos? Estamos especializados en la empresa familiar, de entre 3 y 15 millones de facturación, sobre todo del ámbito agroalimentario (aunque tocamos otros sectores) y aunque somos de Ávila, trabjamos también con clientes de otras provincias como Salamanca, Valladolid o Madrid.

¿Cómo puede ser que algo que he resumido en un minuto de lectura no hubiera sido capaz de transmitirlo en un evento de tres horas? ¡Y con el equipo al completo! Este es el problema que tenemos en muchas de las empresas de nuestra provincia. Tenemos unos productos extraordinarios, proporcionamos unos servicios ya quisieran muchas empresas que son más grandes, pero no nos preocupamos de contárselo al mundo.

No nos preocupamos de comunicar cuando, por muy bien que seas haciendo lo que haces, no vale de nada si tu cliente potencial no sabe que existes. Ya lo decía Marshall McLuhan (filósofo, erudito, sociólogo de la comunicación y profesor de literatura canadiense): "Lo que no se comunica, no existe".

Una de nuestras mayores responsabilidades, como gestores de nuestras empresas, es comunicar y no solo nuestras acciones sino el sentido de nuestras acciones. Como empresario, ¿te has planteado si tus clientes, si tu entorno, sabe realmente lo que haces? ¿Comunicas?