| 4 min | Jose Carlos Alvárez Jiménez

dato mata relato

"Estoy convencido a lo largo del último medio año usted ha escuchado (ya sea en algún medio de comunicación o en declaraciones de algún político) cómo las empresas, en especial las de la industria alimentaria, se han estado aprovechando de los consumidores inflando sus márgenes.

«Los malévolos empresarios haciendo maldades y ganando muchísimo dinero a costa del consumidor».

Pues bien, la semana pasada los Ministerios de Economía y de Hacienda (con datos de la AEAT) y el Banco de España presentaron el informe trimestral del Observatorio de Márgenes Empresariales, un documento del cual les extraigo algún párrafo del apartado 4.1 «Los sectores de la cadena alimentaria»:

Tras el inicio del shock energético hasta finales del 2022 los márgenes agregados de los actores de la cadena alimentaria se contrajeron un 25% como reflejo de un aumento de los precios de venta más moderado que el incremento de costes. Los márgenes agregados de los sectores de la cadena alimentaria se situaban, antes del inicio del shock energético, en niveles consistentes con los valores promedios históricos.

El incremento de los costes energéticos, que no se trasladó integralmente a los precios finales, supuso una contracción del 25% del margen desde el segundo trimestre de 2021 hasta el cuarto trimestre de 2022. Esta reducción del margen se produjo en paralelo a un aumento de peso de las compras sobre el volumen total de ventas, que se incrementó en más de 3 puntos porcentuales en dicho periodo.

A comienzos de 2023, el abaratamiento de los costes energéticos y de las materias primas, ha permitido una cierta recuperación del margen de los sectores de la cadena alimentaria, si bien éste se sitúa en niveles inferiores a la media histórica.

Es decir, ese incremento de los márgenes empresariales que nos decían nunca se produjo. Los empresarios serán malos por otras cosas, seguro que sí (nótese la ironía) pero no han inflado sus márgenes.

Pero aún hay más, no subieron, marcaron un mínimo en el T4 de 2022:

En los eslabones finales de la cadena alimentaria tanto el margen del comercio minorista como el del comercio minorista se encuentran, a comienzos del 2023 en niveles similares a su media histórica.

Tras registrar un mínimo en el cuarto trimestre de 2022 ambos márgenes han repuntado en el primer trimestre de este año incremento que ha sido más acusado en los márgenes del comercio mayorista que históricamente han sido algo mayores que en los del comercio minorista.

Nunca pasará, pero quizá la industria alimentaria se merezca una disculpa por parte de todos aquellos que la han vilipendiado durante este tiempo.

Dato mata relato (como diría un gran amigo)."