Evita que un desastre arruine tu empresa gracias a la gestión de riesgos empresariales
476
post-template-default,single,single-post,postid-476,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-9.4.1,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Evita que un desastre arruine tu empresa gracias a la gestión de riesgos empresariales

gestion de riesgos empresariales

Evita que un desastre arruine tu empresa gracias a la gestión de riesgos empresariales

La gestión de riesgos empresariales (GRE) es vital cuando te das cuenta de que las amenazas a tu empresa pueden venir de cualquier lugar en cualquier momento. No sólo por actos terroristas o vandálicos (como fuegos, explosiones descontroladas) sino también la aparición de riesgos estratégicos como un nuevo competidor o tecnología.

Aquí es cuando la gestión de riesgos empresariales (GRE) se convierte una herramienta de control de gestión que puede significar la diferencia entre la supervivencia de tu empresa y la ruina.

La gestión de riesgos empresariales también se conoce como ERM y consiste en el mapeo de todos los riesgos de la compañía de un modo uniforme y la aplicación de un enfoque interdepartamental para solucionarlos.

De esta forma se pasa de gestionar los riesgos en silos a gestionarlos de forma coherente a lo largo de toda la organización, lo cual dará a tu empresa una ventaja competitiva.

 

¿Dónde radica el potencial de la gestión de riesgos empresariales?

 

En que posibilita la innovación y el crecimiento. Si minimizas el daño, das la posibilidad a los mandos de adoptar mayores riesgos. Adoptar mayores riesgos, probablemente, genere unos mejores resultados en un entorno controlado.

 

¿Qué debes hacer para aplicar la gestión de riesgos empresariales?

 

 

1.- Desconfía de los mitos de la gestión de riesgos y de los modelos supersofisticados.

Si piensas que tienes un sistema de gestión de riesgos 100% eficaz es muy probable que te lleves un susto. Hay riesgos impredecibles por muchos recursos que dediques a predecirlos.

Confiar a ojos ciegos en estos sistemas puede dar una falsa sensación de seguridad.

 

2.- Implica a tu equipo directivo en la gestión de riesgos y asegúrate de su comportamiento ético.

Los directivos deben definir la propensión al riesgo. Esto es una forma de mostrar su punto de vista respecto a la gestión del riesgo.

 

3. Céntrate en 4 palancas de control.

Robert Simons sostiene que las empresas modernas necesitan cuatro tipos de control:

  1. Sistemas de creencias. Este sistema garantiza que las creencias de los mandos enraizan con las creencias de la organización.
  2. Sistemas de límites. Estos sistemas aclaran las reglas del juego.
  3. Sistemas de control de diagnóstico. Estos sistemas controlan el acercamiento de la empresa a los objetivos definidos.
  4. Sistemas de control interactivo. Estos sistemas facilitan el crecimiento y el aprendizaje en la organización.

 

4.- Diseña un proceso estandarizado de toma de decisiones ajustado al riesgo.

Puedes utilizar el business case como herramienta (que justifica el proyecto y contiene la inversión necesaria y el retorno previsto) para integrar el riesgo de un proyecto en la toma de decisión.

 

Conclusión

El blindaje frente a una excesiva asunción de riesgos es de tipo cultural. Si tus mandos funcionan con altos estándares éticos y de rendimiento, tus riesgos se verán minimizados.

 

 

 

 

No Comments

Post A Comment